subir

Durante la dominación árabe (712/1248), el paso de los musulmanes deja huellas profundas en la ciudad: el primitivo Alcázar, llamado Reales Alcázares por las sucesivas ampliaciones, la popular Torre del Oro, para reforzar la defensa del puerto, que ya contaba con un muelle de piedra y las menos conocidas de la Plata y de Abd al-Azis.



Ingenio mediaval



Tras la reconquista de la ciudad en el siglo XIII, Fernando III amplia las atarazanas. Del activo puerto de Sevilla se exportaba hacia toda Europa granos, aceites, vinos, lanas, cueros, quesos, miel, cera, frutos secos, pescado salado, metales, sedas, lino y tintes.



subir

     
     
continua