Imagen Sala III
 

faros





subir
Faros
Hasta finales del siglo XIX ni la Ría ni la Broa tenían balizamiento nocturno. El primer proyecto de este tipo se aprobó en septiembre de 1899 y comprendía la instalación de 14 boyas luminosas en la Broa y 5 en la región baja de la Ría.

Los faros facilitan a los barcos la recalada a los puertos de destino, les permiten situarse sobre la corta náutica y advierten de los escollos u obstáculos de los canales. Se identifican de día por su aspecto y de noche por la frecuencia y duración de los destellos que emiten.


 

balizas




subir
Balizas
Las balizas son luces que se disponen sobre postes. Sus alcances luminosos son mucho menores que los de los faros aunque su apariencia es similar.

Un tipo especial de balizas son las denominadas enfilaciones luminosas, formadas por el conjunto de dos luces que determinan el sector navegable en un tramo determinado del canal.







boyas




subir
Boyas
Las boyas son cuerpos flotantes utilizados para sustentar señales luminosas o señales ciegas. Están constituidas por un cuerpo flotador unido a un muerto o ancla mediante un tren de fondeo. Para impedir la oscilación de la señal luminosa, una cola y un contrapeso por debajo del nivel de flotación, le dan estabilidad.







Cortas




subir
Cortas
Una corta es un canal artificial abierto para suprimir la curva de un meandro. Como resultado no sólo se acorta el trayecto, sino que se facilita el aprovechamiento de la fuerza de la corriente y las mareas. Los primeros proyectos de este tipo se remontan al siglo XVIII con la construcción de la Corta de Merlina. Desde entonces se han construido más de 28 kilómetros de canales con una reducción de 44 kilómetros en el recorrido del río.


 

márgenes del río




subir
Márgenes del Río
Las poblaciones de la ribera del río Guadalquivir han vivido muchos siglos de la pesca artesanal. En la desembocadura del río la mezcla de las mareas con el agua dulce se traduce en una gran variedad de especies.

Aparte de la pesca con caña, se pesca con la tarraya, red circular que se utiliza en la captura de bancos de peces que quedan en lugares poco profundos.

La cuchara es un arte de pesca de gran tradición. Se trata de una red de un solo paño sujeta por dos varas de madera. Los peces se introducen en la red al asustarlos desde una barca cercana.







dragas



subir

Dragas
La necesidad de dragar el río Guadalquivir se hace patente a medida que el calado de los barcos de la Carrera de Indias fue aumentando.

En la actualidad los dragados son una constante en el río y sin ellos es imposible mantener unos calados estables. Por la propia dinámica fluvial, la sedimentación es continua, por lo que los trabajos de dragado han constituido uno de los factores más costosos de la Junta del Puerto en un pasado, y de la Autoridad Portuaria en la actualidad. Tanto las dragas como el material de dragado ha ido evolucionando con el paso del tiempo. Actualmente diferenciamos entre dos tipos de dragas: las mecánicas y las hidráulicas, estas últimas también pueden ser de succión.

A través del siguiente esquema podrás comprender como funciona una draga de cuchara.







esclusa




subir
Esclusa
Este es, sin duda, el elemento más destacado de esta tercera sala.

El viaje virtual que el visitante ha realizado a través del cauce del río, llega a su fin al llegar a la esclusa. Una escenografía que recrea la esclusa real del puerto, nos da paso a un juego interactivo donde podremos ver como funciona en realidad una esclusa. Manipulando dicho juego, veremos como un barco entra en la esclusa y espera a que el nivel de agua se iguale, momento en el que las compuertas se abren dejando paso libre al barco que continua con su rumbo.

La esclusa sevillana se inauguró en el tramo final del canal de Alfonso XIII, a mediados del siglo XX, tras casi veinte años de obras que cerraron el cauce natural del Guadalquivir convirtiéndolo en una dársena portuaria. Con esto se ha conseguido que el Puerto no esté sujeto a mareas y tenga calados constantes. La esclusa cumple una doble función: regula el nivel de agua dentro de la zona comercial y protege la ciudad de inundaciones.


subir

imagen sala III

El recorrido histórico del puerto nos conduce hasta los primeros años del siglo XX y al dominio que el hombre a partir de este momento estableció sobre el mismo. Al entrar en esta sala el visitante tendrá la sensación de adentrarse en el cauce del río y poder contemplar aquellos elementos que han hecho más viable su navegación.

El río que hoy conocemos es en gran medida resultado de la acción humana. Su trazado se ha ido simplificando para acortar el recorrido, para mantenerlo navegable y adaptarlo a la necesidad de barcos cada vez mayores. Para prevenir las inundaciones se han tenido que construir diques, canales y la esclusa.

continua